Cómo desplazarse

Avión
El Reino Unido cuenta con una estupenda red de vuelos nacionales que conecta las ciudades e islas más importantes del país. Conviene informarse sobre las tarifas con descuento, las llamadas ‘standby’, que permiten volar durante el fin de semana y horas consideradas no-punta en algunos días de la semana a precios muy económicos.

Barco
Existen líneas regulares con cualquiera de las islas británicas por remotas que sean. Es conveniente reservar con antelación especialmente si se desea embarcar un vehículo.

Tren
Cerca de 15.000 trenes circulan diariamente en el Reino Unido. Los ferrocarriles británicos se distinguen por su puntualidad, comodidad y rapidez. Los intercity suelen partir de las principales estaciones con mucha frecuencia (en algunos casos cada media hora). Los trenes cuentan con vagones de primera clase -un 50 % más caros- o clase estándar. Se pueden encontrar billetes con tarifa reducida dependiendo de los días y las horas en que se viaje. Es conveniente reservar billete en la época estival. Existen varias tarjetas descuento como la ‘BritRail Pass’, para circular por todo el país; el ‘Rail Rover’, que permite viajar sin límite dentro de una región determinada; o el ‘Young Person’s Railcard’ con descuentos para personas menores de 26 años, por lo que es aconsejable informarse previamente sobre ellas.
>> Más información sobre horarios y tarifas de trenes

Autobús
La red de autocares del Reino Unido permite viajar por todo el país con tarifas muy económicas. Se obtienen ventajosos descuentos con el ‘Explorer Pass’ y resulta muy interesante el ‘Slow Coach’, un servicio de autocar que viaja por todo el país realizando el recorrido por Londres, Windsor, Bath, Stratford, Avon, Lake District, Howarth, Edimburgo, York y Cambridge. Los billetes no son muy costosos y tiene una validez aproximada de dos meses.
>> Más información sobre horarios y tarifas de trenes

Automóvil
El Reino Unido cuenta con una excelente red de carreteras y autopistas y aunque conducir por la izquierda puede resultar extraño al principio, lo cierto es que es más sencillo de lo que pudiera parecer. Las señalizaciones son muy precisas en todo el país. Las oficinas de alquiler de coches abundan en las principales ciudades y únicamente se exige el permiso de conducir en regla (con una antigüedad superior a un año), tener más de 21 años y contratar un seguro. Los límites de velocidad son de 30 millas por hora (48 km/h) en zonas urbanas, 60 millas por hora (97 km/h) en carreteras y 70 millas por hora (113 km/h) en autopistas y autovías.

Taxi
Los taxis, de color negro, llevan un cartel que indica ‘for hire’ cuando están libres. Resultan un poco caros, pero la experiencia merece la pena, al menos una vez.

Fuente: www.infoidiomas.com

  • Nube de etiquetas

  • Curso de inglés en Inglaterra